El régimen bursátil es una clave importante para la rentabilidad en la bolsa

Estar en sintonía con el momento de la bolsa

Saber como están los mercados financieros en el medio y largo plazo permite obtener rentabilidades sostenibles.

De nada sirve ganar mucho en un entorno alcista si perdemos lo ganado en un crash bursátil. Si estamos en sintonía con el mercado, aunque sea aproximada, la probabilidad de obtener rentabilidades positivas aumenta espectacularmente.

Por tanto, la idea es adaptar nuestro estilo de inversión al momento de la bolsa.

Esto es lo que analiza la brújula: la dirección de medio plazo de la bolsa.

Si tienes esta información, a la larga eres capaz de evitar las épocas de fuertes pérdidas e invertir más en épocas tranquilas.

Bajista en el Largo Plazo

Una puntuación inferior a 50 puntos es una bolsa bajista: Debemos salirnos a liquidez o a renta fija.

Lateral

Una puntuación en torno de 50 a 60 puntos, es una bolsa lateral o lateral/bajista: Debemos disminuir el riesgo, salirnos en las correcciones y tener prudencia.

Alcista en el Largo Plazo

Una puntuación superior a 60 puntos es una bolsa alcista: Podemos dejar inversiones de largo plazo, ignorando las correcciones porque, la el mercado tiende a subir. Es el modo ideal de vivir en la bolsa.

La puntuación de la brújula no es una puntuación exacta, obviamente, es aproximada.

Y la estimación no afecta a la bolsa de la semana que viene (que es corto plazo), sino al menos la de los próximos dos meses, o más.

Porque este estudio es una suma de diferentes factores que afectan a las bolsas; algunos factores son de cambio lento, para plazos largos o muy largos, de 1 año o más. Otros son para plazos medios, de 1 o 2 meses. Pero ninguno es de corto plazo.

Cada uno de ellos tiene un peso determinado. La clave es que al ponderar todos ellos obtenemos una cifra objetiva, no una estimación emocional humana, sino un dato real que nos va ayudar a estar en sincronía con la bolsa.

Factores que estudia la Brújula:

1- Situación macro:


La situación macroeconómica afecta a la bolsa, indudablemente. Existe cierto retraso entre los indicadores macroeconómicos y la bolsa, pero en plazos largos, la bolsa acaba por reflejar la economía.

Los indicadores utilizados en este factor son de varias Fed americanas, así como de la OCDE.

Son indicadores agregados adelantados, que suman a su vez otros indicadores como el nivel de desempleo, los tipos de interés, los pedidos a fábricas y muchos otros, y que pueden dar una visión del conjunto de la economía norteamericana.

Por ejemplo, se usa el indicador de la Fed de Chicago; éste indica que por debajo de -0,7, la probabilidad de recesión y desplome bursátil es muy alta:

chicago-fed

Otros indicadores afectan también a las economías europeas, pero la mayor influencia es de la economía de EEUU, que a la postre acaba por afectar a Europa.


2- Tipos de interés

El estado de los tipos de interés tiene una influencia muy fuerte sobre las bolsas, aunque de largo plazo, no afecta a pocas semanas vista. Pero si es una «corriente de fondo». Los tipos bajos empujan el capital a la renta variable.


3-Materias primas

Existe una influencia entre el ciclo del capital que afecta a la renta variable y a las materias primas: Es impreciso, pero a largo plazo se nota la influencia


4- Reporte de beneficios

Al final el comportamiento de la renta variable depende de que las compañías obtengan beneficios o pérdidas. El seguimiento de estos beneficios en promedio es una manera muy precisa de comprobar la salud del mercado.


5- Amplitud de mercado

La amplitud de de mercado hace referencia al modo de subir y bajar de las bolsa: si lo hacen impulsados por pocas acciones, la subida o bajada no es fiable, porque depende de pocos valores muy alcistas o bajistas.

En cambio, cuando son mayoría los valores que mueven las bolsas, los movimientos son más fiables, más estables en el tiempo.

Esto se detecta con varios indicadores de amplitud de mercado, que se promedian para saber la amplitud de los movimientos bursátiles.


6-Divergencias entre sectores defensivos  y ofensivos

Detectar divergencias entre algunos de los grupos de acciones que se comportan de modo diferente, es un indicador claro de hacia donde va la bolsa.

Si los sectores que suelen subir más en ciclos económicos alcistas, están más alcistas que los sectores favorecidos por los ciclos económicos bajistas, eso es un síntoma de régimen bursátil alcista. Y viceversa.


7- Divergencias de largo plazo

En ocasiones aparecen divergencias alcistas o bajistas entre ciertos indicadores y el precio del índice general. Por ejemplo, los osciladores pueden estar haciendo mínimos mientras el precio está subiendo. Eso denota una inconsistencia en la subida, que restará fuerza alcista.

Las divergencias se calculan sólo en barras semanales, ya que estamos orientados a detectar movimientos de medio y largo plazo. Las divergencias diarias, mucho más frecuentes, no se tienen en cuenta .


8- Cruces de medias de largo plazo

Ciertas medias de largo plazo, como la media 200, o las de 26 y 30 semanas, son un punto de inflexión que es revisado por muchos gestores profesionales. Detectar esos cruces de medias importantes es relevante para saber si una tendencia hacia arriba o hacia abajo es sostenible.


9- Soportes o resistencias de largo plazo

Los soportes y resistencias importantes suelen frenar las subidas y las caídas de la bolsa, a veces durante meses. Saber que estamos cerca de un fuerte soporte o resistencia, de tipo largo plazo, es necesario para conocer el estado del mercado.


10- Volatilidad

Las subidas de bolsa suelen ser con volatilidad baja. Las caídas en cambio, con volatilidad alta.

Conocer la evolución de la volatilidad de largo plazo ayuda a detectar el tipo de régimen bursátil

En resumen, la brújula bursátil ayuda a adaptar el estilo de la inversión según el momento del mercado, y además ayuda eludir los momentos de pánico o crash bursátil que tanto daño hacen a los inversores desprevenidos.

Este estudio se actualizará en esta página todas las semanas, o, en caso de baja volatilidad, cada quince días. Aunque el principal seguimiento se hará sobre la bolsa de Nueva York, se harán puntualmente comentarios relativos a las bolsas europeas, usando indicadores parecidos al NYSE.